27 de mayo de 2012

Proyecto de Mayo: La doble imagen


¡Hola a todos un mes más, Adictos! *3* ¿Qué tal? ò.ó Yo me ando derritiendo de calor, pero disfrutando de un rico helado de frambuesa *¬*  ¡Ya, ya, ya, a lo que vamos!

Este mes nos tocó hacer el proyecto de la doble imagen. Pues, en parejas no tocaba una imagen para hacer un relato y aquí está el mío *0*

Por supuesto, no olvido el de mi compañera de proyecto: JJ Campagnuolo y aquí está  el LINK para que pasen a leer su relato también. *0* ¡Súper! 

Gracias por el tiempo, la lectura que le dan y si les nace un pequeño comentario. Besitos de frambuesa a todos -3-




Reloj de Arena

Nunca pude percatarme de cómo sucedió esto. Quizás porque era demasiado pequeño para ser notado o tal vez sólo estoy usando esto como una estúpida excusa de mi falta de atención. Aún no lo sé, pero sigo pretendiendo que deseo comprender una situación que ya no tiene remedio porque ya no estás a mi lado. Y no deja de ser patético que mis pensamientos siga dirigiéndolos a ti, cuando sé de antemano que no los escucharás porque, después de todo, lo nuestro terminó. ¿Tanto me ha costado aceptar este final o es simplemente una costumbre de la que es difícil deshacerme? No lo sé y no pretendo darle respuesta ahora. Lo cierto es que me es más cómodo dirigirme hacía a ti que a mi mismo, como un verdadero demente. Quizá sea que no me gusta mi soledad ni escucharme a mi mismo de la misma manera en la que no me solía expresar en palabras para comunicarme contigo.

Siempre dijiste que nuestra relación era diferente a otras: hoy te digo que tenías razón. Y no por las cursis y románticas razones que ponen todos los enamorados del mundo, sino porque nosotros caminábamos con dirección al pasado y no hacía el futuro, como se debe hacer por sentido común. 

Es cierto: éramos un reloj de arena en muchos sentidos.

La arena no me gusta. ¿Te lo dije alguna vez? Supongo que no, ya que nunca decía nada más allá de unas cuantas miradas que pretendían comunicar lo que mis labios no podían. Pero tarde me voy dando cuenta que no eras adivina y que si las personas no me comprendían quizá tenía que ver con que nunca hablaba con ellas.

Y justamente como la arena, permití que te escaparas de entre mis manos. Tal vez intenté vanamente detenerte sabiendo que mis palmas no serían suficientes para hacerlo. Te sentí claramente diluirte entre mis dedos. Un vulgar y pobre intento por sostener una relación que decayó y enfermó, perdiéndose en la inmensidad del desierto.

Y en ese entonces, tuve que conformarme con verte partir con la promesa de que eso era lo mejor que podíamos hacer por el bien de ambos. Curioso, ¿no? Siempre nos hicieron falta palabras y al final del camino terminaron sobrando, siendo algo que estaba demás pronunciar. Falso y estúpido. La arena sobra en todos lados, ¿cierto? A veces, hasta es muy incómoda…

Nunca nos saciamos de nosotros mismos. Nunca fue suficiente lo que dimos. ¿Crees que deberíamos estar agradecidos por ello? No nos hartamos y no nos dejamos por esa razón, ya que llenarte y acabar odiando a la otra persona no fue nuestro empuje.  ¿Recuerdas lo que me dijiste? No podías tener miedo de mí, porque para sentir eso al menos deberías conocerme… a mí y a mis límites. Pero descuida, no te perdiste de mucho ya que suelo ser cobarde; el desierto es intimidante.

No fuimos la gota que derramó el vaso: como el lento avanzar de un reloj de arena, perdimos grano por grano nuestra confianza. Nunca pretendimos complementarnos uno al otro porque ambos estábamos llenos por nuestra propia cuenta al inicio. Después, simplemente mientras más cercanos estábamos más nos vaciábamos. Sacrificamos mucho el uno por el otro, o a lo mejor no hicimos nada de ello. Sólo sé que cada día, algo dejábamos atrás en el camino… lo tirábamos o simplemente acabábamos por soltarlo.

Pero está bien. Después de todo, nuestro reloj estaba lleno y tarde o temprano éste tenía que vaciarse, ¿no? Las personas cada vez que llegan a nuestra vida se llevan un poco de ella.

Aún no puedo medir cuánto te llevaste de mí. ¿Cuánta arena te atreviste a sacar de mi desierto para hacer más grande el tuyo? Las dunas en las que me colocaste fueron suficientes para perderme en más de una ocasión. Pero a pesar de todo esto, no puedo negar que tu desierto era muy hermoso, quizá por eso me cautivo tanto. El mío parecía demasiado seco mientras que en el tuyo era uno en el que podía encontrar agua en cuanto me pusiera a escavar en él.

Imagino que tal vez en ese entonces, tenía un poco de sed.

Ahora no es la misma sensación. No tengo sed, mas bien añoro esa deliciosa sensación de beber de tus aguas con sumo placer.

Después de dibujar ángeles en tus arenas, me di cuenta de que mientras más te exploraba, más iba saliendo de tus territorios y entrando en los míos. Siempre fue una sensación confusa la nuestra, ¿verdad? Pero de alguna forma, durante el tiempo que duró esto, logramos hacer que funcionara, sólo que nunca contemplamos un para siempre.

Siempre… eso es demasiado tiempo para alguien que no se conforma con mirar sólo un paisaje.

Está bien, tienes razón: debo dejar de preocuparme. No soy la única persona caminando en el desierto. Así como un día anduve entre las dunas de mi soledad y te encontré a ti, puedo encontrar a alguien más. Quizás nos sentimos desamparamos porque a veces no podemos mirar más que arena a nuestro alrededor.

Descuida. Memoricé perfectamente aquellas palabras que dijiste cuando por casualidad o por destino, nuestras vidas se cruzaron. Ahora es mi turno de ponerme de pie, dejar la sombra y continuar explorando.

―Rubí… ¿qué pasaría si decido escalar la duna más alta que hoy presenta mi desierto? Quizás, sólo quizás, ahí atrás… ¿haya alguien aguardando?



***

Lean el relato de JJ  Campagnuolo ^0^/°

>>AQUÍ<<


23 comentarios:

  1. ¡Hola, hola!Me ha encantado leerte ^^ ha sido un maravilloso relato, pero encontré unas frases que me suenan raro...Te las dejo y ya me dirás si es que la rara soy yo XD
    nuestra relación era diferentes a otras
    porque nosotros no caminábamos con dirección al pasado y no hacía el futuro, como se debe de hacer por sentido común.
    Tal vez intenté vanamente de detenerte
    Nunca fue suficiente de lo que damos.
    ¿qué pasaría si hoy decido a escalar la duna más alta que hoy presenta mi desierto? Quizás… (sólo quizás) ahí atrás… ¿allá alguien aguardando?

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta linea: "Así como un día anduve entre las dunas de mi soledad y te encontré a ti, puedo encontrar a alguien más."

    Genial el texto linda!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado el significado que le has sacado a tu imagen (que es preciosa, por cierto). Poco a poco vas haciendo más presente el desierto, hasta que sólo existe él.
    También encontré alguna frase rara, aparte de la última, una que dice "Las personas cada que llegan a nuestra vida..." que creo que sobra el cada jeje. Pero por lo demás genial =)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Quedó precioso... un relato cargado de sentimiento. Ambas asociamos la arena a la pérdida, ¿qué cosa rara? jaja, quizás por la idea de que se disuelve y es dificil mantenerla estable... muchas felicidades!!!

    ResponderEliminar
  5. Me encantó!! Muy buenas las comparaciones, muy bien utilizaste el significado que trasmitía la foto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. No hay peor verdugo, que el tiempo.

    Aline, dejaste un ambiente muy reflexivo y a la vez nostálgico sobre la historia del tiempo que duraron la pareja protagonista como novios y amantes.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa!, vengo a informarte que mi historia "Destinada A Ser Tu Esclava" va ya por la parte XVIII, ¿vas a ser la última en leértela? >.<

    http://elclubdelasescritoras.blogspot.com.es/2012/04/destinada-ser-tu-esclava-para-mayores.html

    Espero que lo hagas pronto y me dejes tu sincera opinión. Se acepta todo tipo de sugerencias, consejos y críticas.

    Saludos bella y feliz Martes!, muak!

    ResponderEliminar
  8. Un texto muy reflexivo!!
    Parece que tú y Jonaira se hubieran puesto de acuerdo y cada una, con su estilo, nos hablara de las pérdidas.

    Me pasó lo mismo que a Eliza con esa frase, apuesto a que quisiste poner: cada vez...
    Luego, donde dice: "o al mejor no hicimos nada de ello" quizá quisiste poner: o a lo mejor...

    Me encantó el relato que te inspiró ésa imagen, que por cierto es preciosa!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Me ha gustado un montón! Todos los símiles, metáforas, el tema, la foto... todo hacía un uno completo en el que no faltaba ni sobraba nada.
    En estas reflexiones dabas paso a la desesperación, a la soledad, al paso del tiempo..., pero a la vez das un mensaje de esperanza que muchos podríamos sentir propio.
    ¡Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Me ha gustado que la totalidad de la historia sea un pensamiento continuado, un monólogo interno. Me parece que el relato está muy bien, pero que necesita que lo pulas aún un poco para que quede más terminado. Hay frases por ahí sueltas que me sugieren que querías escribirlas de un modo, luego cambiaste de idea y que se te quedaron cosas de las dos.
    Y creo que aquí en lugar de un "de" debería ir un "para": "como una estúpida excusa DE mi falta de atención

    ResponderEliminar
  11. Amiga: Casi siempre solemos analizar una relación, cuando ya no existe.
    Entonces hasta filosofamos y lo vemos todo con mucha madurez . Me pregunto: ¿por qué no lo hacemos cuando aún es posible rescatar la relación?.
    En realidad nadie lo sabe.
    Me pareció muy profundo el análisis y me gustó mucho esta parte: ¿Cuánta arena te atreviste a sacar de mi desierto para hacer más grande el tuyo?
    Cariñosamente: Doña Ku

    ResponderEliminar
  12. Me encantó!! Fácil de leer, ligero y reflexivo (me encantan las reflexiones porque dan mucho más del escritor, de su alma y su subconsciente que, por ejemplo, escribir aventuras sobre una niña o algo así).

    Hmm, hubo frases que chapó! *y me quito el sombrero* :P símiles, metáforas, tuvo de todo! Pero hubo un momento por ahí en medio que redundaste bastante en una situación, queriendo agrandarla, y dando vueltas sobre lo mismo por un párrafo entero.

    Por suerte al final volviste a engancharme al ritmo ;) y terminando de una manera hermosa

    ResponderEliminar
  13. Hola!! qué genial la retrospectiva interior de tu personaje. Es tan íntima que casi da vergüenza asomarse a sus pensamientos...
    Las metáforas con la arena y el desierto son muy visuales. Geniales! La observación de Elisa respecto a esto me parece de lo más acertada.

    Y otra cosa tonta: en el final del segundo párrafo, aparece un "debe de hacer" que creo que no es correcto porque el verbo haber no va seguido de la preposición "de". Y ya.

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Hola, Pukit!!

    Me gustó tu relato! Parece que Jonaira y tú estaban conectadas :-)

    Te hago notar algunas cositas que creo que hay que revisar:

    "nuestra relación era diferentes", sobra la "s".

    "ya que nunca decía nada más allá que unas cuantas miradas", más allá de, en vez de "que".

    "Nunca fue suficiente de lo que dimos", "nunca fue suficiente lo que dimos".
    "Las personas cada que llegan a nuestra vida se llevan un poco de ella", me parece que faltó "vez".

    El "allá" del final indica lugar, no es conjunción de "haber". Tendrías que cambiarlo por "haya".

    Por último, quizás al final quedaría mejor quitar los paréntesis y usar comas o guiones.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. Me gustó tu relato Puki!!! Yo siempre me leo tus relatos con sonrisa en el rostro porque siempre me sales con cosas nuevas, y ésta no ha sido la excepción. Ciertamente no soy de historias dulces pero a ti salen de lujo, y me da gusto leerla.

    Felicitaciones~

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado mucho tu relato y creo que tanto tu como tu compañera habéis tenido la inspiración de la soledad en vuestros relatos...BEsisss

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola! Es un relato muy sentido, tus palabras transmiten mucho, y me gusto que entre tu relato y el de Jonaira se mencionara el desierto, yo más bien asocio la arena con la playa :)

    ResponderEliminar
  18. Me encanta la forma en que tu relato y el de tu compañera se asemejan, ambos sufren de soledad sólo que uno se hunde en recuerdos y el otro no solo se hunde sino que se arrepiente de lo que no se dijo o no se hizo.
    Que triste, pero te pone a pensar ¿no?
    Un saludo, gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
  19. Me gusta la forma en que relacionaste la imagen con tu relato, y aun mas las metáforas utilizadas. Hermoso relato.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  20. ¡Buenas! Pasando con el objetivo de cumplir con la campaña de “El Club de Las Escritoras” y conocer a todas las socias ^^
    Si quieres pasar de regreso, mi blog: secretosysentimientos.blogspot.com a la orden :D
    Besos, que tengas un lindo día!
    Susan.

    ResponderEliminar
  21. Muy lindo y profundo relato, he podido entender al protagonista y de hecho hasta simpatizar con él, muy bien narrado y redactado... sólo encontré un detalle en "sentimos desamparamos" creo que debería ser desamparados... me gustó un montón sumergirme en estás arenas xD

    Nos leemos ^^

    ResponderEliminar
  22. Hola :)
    Me ha gustado mucho el mensaje de tu relato sobretodo el punto de esperanza que le das al final.
    Sólo que se me ha hecho un poco largo y le des una pequeña revisión cómo ya te han dicho :)
    Saludos.

    ResponderEliminar

¡^-^ Muchas gracias por comentar y alimentar el alma de este blog *3*!