26 de septiembre de 2012

Proyecto de Septiembre: Mes del asco.


¡Uff! Dx Pensé que no alcanzaría el tiempo a publicar este relato. ¡Hola! volviendo a las andadas, aquí mando mi relato del mes del asco de Adictos a la Escritura... donde tenía que haber algo relacionado con el Gore... ¡La verdad es que no creo que me haya quedado tal cual era la idea de éste, pero habrá que ver! Jajajaja xD

Muchas gracias a todos los que se molestan en leer y a quienes le nace un comentario por ello. ¡Besitos a todos!

ADVERTENCIA:  ¡NO SIGAS ESTA ENTRADA SI ERES MENOR DE 18 AÑOS, O CUYA SENSIBILIDAD PUEDA VERSE AFECTADA.! CONTIENE TÉRMINOS QUE PUEDEN SER DESAGRADABLES PARA ALGUNAS PERSONAS.

¡Atención!




VENENO ADICTIVO

Por:
PukitChan

Una sonrisa llena de ironía se dibujó en sus labios mientras sus dedos fríos recorrían lentamente los pezones rosados de sus senos. Ella se estremeció de una manera casi vulgar que lo obligó a gruñir ronco, levantando su vista únicamente para observar cómo la vela encendía se derretía a paso lento pero sin apagarse aún pese a que la ventana abierta dejaba entrar un aire congelado, propio del invierno en esa lúgubre habitación de cortina de seda negra.

¿Qué estás esperando? preguntó la voz de la fémina con claro reproche, uno que parecía no concordar con su cuerpo tembloroso y húmedo que se distorsionaba al ritmo de su agitada respiración.
Cállate… ordenó de inmediato, recorriendo con la mirada la esplendorosa figura de la mujer, la piel morena clara, las manos atadas hacia la cabecera, las piernas abiertas estratégicamente para que ella ofreciera una visión descarada sobre sí misma. Sus labios, pálidos y rotos, derramaban gotas de sangre que le había proporcionado a su saliva un sabor metálico. Y sabía también, aunque en ese momento no los estuviera apreciando, que los ojos grises lloraban bajo ese pañuelo de color negro, mismo que le impedía verlo a él.
¡Te amo! gritó desesperada, como si aquellas palabras llenas de calor apresuran los actos del otro.
¡Te dije que te callaras! respondió la voz ronca, levantando la mano, propiciándole un fuerte puñetazo en la quijada que de inmediato hizo sangrar su boca, en forma de un hilo rojo que escapaba por la comisura de sus labios.

Ella sollozó, sintiendo que todo su cuerpo estaba consumido por el dolor. Sabía que tanto sus tobillos como sus muñecas estaban lastimadas; sin embargo, no las sentía: habían estado tanto tiempo aprisionadas que la fuerza de sus cadenas había cortado la circulación de sus miembros.

Eres asquerosa… musitó el hombre, relamiéndose los labios y aplastando entre sus manos una parte del espejo roto horas atrás, cuando la había arrojado, jalándole el cabello hasta arrancárselo. Y ella no lloró, ni gritó. Era justamente eso lo que más le obsesionaba de ella: nunca le imploraba que se detuviera, que tuviera piedad y la dejase morir de una buena vez, sino que, al contrario, le incitaba a seguir. Al final, esos ojos grises lo miraban con todo el odio del que eran capaces y en el fondo, como un brillo inexistente, le parecía notar aquello que alguna vez había sido amor.
¡Y tú un cobarde! exclamó furiosa, escupiéndole sangre a la cara.

Él no se molestó en limpiarse pues notó cómo el espejo roto que apretaba comenzaba a cortarle la piel de la mano. Ladeando el rostro y abriendo más los ojos, se inclinó hacía el vientre plano y suave de la mujer, recorriéndolo con su lengua. Segundos después y sin dar aviso de ello, el vidrio destrozado y afilado comenzó a clavarse en esa piel, hundiéndose mientras comenzaba a sangrar. Escuchó los gritos de dolor de ella, sus gemidos que parecían estar dispuestos a desgarrar cualquier alma que los escuchara. Pero nada más importaba, ya que en esos momentos era su todo aquellas palabras que formaba en el vientre que comenzaba a destrozar, apoyando a posta más la fuerza de sus manos para que el espejo desgarrara lo más posible la piel.

¡Maldito hijo de puta! agonizó ella, agitándose, moviéndose violentamente sobre la cama, como si ésa fuera su forma de escapar a todo el cruel dolor que recorría su piel. Las palabras eran borrosas, distorsionadas, apenas entendibles debido a la sádica fuerza con la que eran empuñadas y también por los violentos movimientos del cuerpo que era marcado.

Al separarse para completar su creación notó que ella estaba apunto de quedar inconsciente, pero siendo él un médico experto, no la dejaría morir tan fácilmente. No, la cuidaría y sanaría para que pronto el cuerpo de ella estuviera nuevamente dispuesto a estar con él.

Enterró sus uñas en las letras ensangrentadas y jaló la piel, como si deseara arrancarla. Ella lloraba, pero le parecía notar que hacía un patético intento por no desmayarse.  El tembló de placer y la miró, inclinándose para que, mientras pareciera hundir más sus dedos en aquel vientre, sus labios se encontraran los de ella en una inusitada ternura.

Maldita mujer… te odio. ¡Te odio! ¡No tenías que ser mi hija, asquerosa puta!

Ella ya no lo escuchaba, y quizás para ella era mejor no hacerlo: no recordar que cada noche su padre destrozaba su cuerpo. Él no había escogido violarla, ni mucho menos matarla: deseaba torturarla hasta que ese cuerpo no respondiera más, hasta que quedara irreconocible y así, con esas tiernas facciones, no le recordara jamás a la mujer que había sido su esposa, la que llevó a su amante a la misma cama que compartían, lugar donde los traidores habían muerto a base de golpes. La odiaba.

Welcome to my hell
…susurraba la sangre que emanaba el vientre de su hija. 

***

18 comentarios:

  1. Aterrador, realmente gore, asqueroso, y triste; Y realmente muy bien narrado, es que construiste tan bien la escena que es imposible no sentir nada.¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando comencé a leer tu comentario, me reí preguntándome... ¿sucede que, cuando es desagradable, significa que es bueno dentro del Gore? XD

      Me sorprendí realmente, porque pensé que estaba muy seca la narración, ¡pero qué alegría que no sea así! *-* Muchas gracias :3

      Eliminar
  2. Puff! Qué bien recreada la escena del ataque... Y el trasfondo que tiene la historia, tela marinera.
    Daba miedo, pero por lo malo que es él!
    Muy bueno, de veras, aunque revisa al principio que hay alguna faltita de dedo, de esas que faltando sobra alguna letra.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! *-* Eso sí me hace muchísima ilusión. Sobre el argumento en el que se basa este relato, debo admitir que la idea la escribí varias veces, antes de darme por satisfecha con ella. Yo creo que los seres humanos son la cosa más interesante, dado que sus límites son desconocidos... Jajaja.

      Revisaré los fallos que me comentas. ¡Gracias!

      Eliminar
  3. Maravillosa escena, no me esperaba que fuera su hija. Buena historia y buen final. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni yo lo esperaba xD, sólo fue lo que más se fue acomodando al momento de escribirlo. Gracias ^-^

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Wiii~~! Esa creo que era la idea en sí xD! Gracias *-*/°

      Eliminar
  5. Quede verdaderamente fascinada con tu narración, la manera en la que plasmas tus ideas hace que me transporte al lugar y sea parte de la historia, sin lugar a dudas cada vez mejorando :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) ¡Bety! Muchas gracias por pasarte por tu humilde rinconcito de ciber espacio xD! Me alegra que vaya mejorando y se note. ¡Arigato!

      Eliminar
  6. PukitChan: No es que critique, pero creo que a algunos les dio por escribir relatos de masoquismo extremo.
    Lo bueno es que, a pesar de tener un tema parecido cada quién lo aborda con su propio estilo, para deleite de los que leemos.
    Pues te quedó muy malvado y bastante bien: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhm... El gore... ¿no es de tripas, sangre y mucha accion? xD
      Jajajaja, entiendo mucho tu punto de vista Doña Ku, ¡Muchas gracias por leerlo pese a lo dificil!

      Eliminar
  7. Escalofriante, bien escrito pero de una crueldad extrema...me ha sorprendido en ti ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Hace tiempo me dedicaba a escribir mucho sobre crueldad... es práctica, JAJAJAJA. Gracias.

      Eliminar
  8. Sádico, asqueroso y triste... lo que quiere decir que es muy buen gore.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien, si es Gore! xD A pesar de todo lo es. Gracias!

      Eliminar
  9. Ufff, bien para los términos del gore, desde luego, creo que es lo más sádico que escribí, aparte de cruel y triste. Y sí, es un halago ;) (yo por si acaso aviso xD) esssscalofriante. Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wiii~~~! Gracias por aclararlo, jajajajaja. La idea es que fuera medio cruel y atemorizante. Besitos y gracias.

      Eliminar

¡^-^ Muchas gracias por comentar y alimentar el alma de este blog *3*!