22 de diciembre de 2011

Proyecto de Diciembre: Versionando la Navidad.



¡Hola! ^O^! ¿Cómo están todos en estas fechas tan rápidas de ir y venir? Yo apenas recién me despejo para poder publicar el relato de este mes de Adictos a la Escritura, que por cierto apenas también escribí, hace unas dos horas xD!  

Pero antes de pasar al relato, por supuesto que digo:

¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!

Que la noche buena y la navidad para ustedes, sea hermosa *w* Que esté llena de buenos deseos, cosas lindas y mucha alegría y amor.  También y adelantándome todavía más xD Feliz año nuevo, que sus propositos se cumplan, y que sea un año lleno de buenas vibras *w* ¡Gracias por todo! Es hermoso estar aquí, compartiendo de alguna manera, con ustedes.

¡Besos navideños! =3= 

Gracias por leer siempre, por los comentarios que me ayudan a mejorar. ^w^ ¡Versionemos la navidad! 

***



 La más brillante estrella

Por:
PukitChan


Empezamos las fiestas decembrinas y yo no tengo ánimos de nada. El famoso “Guadalupe-Reyes” de mi pueblo, que abarca del doce de diciembre al seis de enero, ya está siendo vivido. Días de celebración constante, de fiesta y de risas. Me gusta esta época, aunque no lo dé a entender por mi cara amargada de la que todos se burlan y la que año con año, me suele ganar el apodo del Grinch de la familia. No es que tampoco me moleste, pero ser catalogado como la oveja negra de toda una sociedad blanca es realmente… irónico. Supongo que como todo, debe haber un pero. Yo soy ese pero; es bueno ser el punto entre las comas, sí, está bien. 


Me estoy saliendo de contexto. Ahora mismo, ¿por qué pienso esto? Porque mi madre me exilió de sus territorios. Todo empezó hoy, veinticuatro de diciembre cuando mi estómago exigía alimento y mi cuerpo se impulsó hacía la cocina, olfateando el dulce olor de la cena de noche buena. Quise probar algo y más bien terminé mordisqueando una primera prueba de comida. Así fue antes de que mi madre se apareciera en la cocina, expulsándome hasta que llegara la noche, con la clásica frase que todos repudian pero se escucha tan a menudo:

Si no ayudas, no estorbes.

Qué bueno que es día de dar y recibir.

¡Pero! No odio a la navidad. De verdad que no. En realidad, sólo es un detalle el que me molesta de estas fiestas. Cuando pienso qué es, me doy cuenta de lo irritable que soy. Tan delicadito, tan especial para mis cosas. Quizás tiene que ver con que vengo de una familia igual de roñosa… no en mal sentido.

De banda sonora tengo algunas canciones navideñas que recitan en retorcidas melodías la blanca que será la navidad… inmediatamente mi mente piensa: ¿Copos de nieve con el calor de veintiún grados de hoy? ¡Ja! Seguro que son canciones inventadas en lugares del norte donde sí nieva. Pero mi hermanita menor insiste en que sí será blanca pues está llenando la casa de adornos blancos que hacen que nuestro propio hogar parezca pinito, con todos esos ornamentos. 

La navidad es extraña. Demasiado. Y más en esta casa de locos.

Regresando al asunto real, en verdad sí me agrada la navidad aunque al parecer, dé a entender lo contrario. Me agrada la cena, y ver a mi madre que detesta cocinar, feliz al preparar una comida que todos devoraremos.

Adoro ver su rostro que se ilumina cuando todos damos la primera mordida de una cena deliciosa que ella cree que salió absolutamente mal. Y a mi padre sonriendo, aunque el resto del año parezca tener una cara agria, similar a la mía en estas fechas.

No es mala la navidad. Sólo que tiene un detalle molesto.

“¿La hipocresía?” Me preguntó alguna vez mi novia, quien cree firmemente que es una fecha materialista, en la que todo el mundo sigue a la masa colectiva para celebrar una fiesta que en primer lugar, ni siquiera recuerdan de qué trata.

Sí, mi amor siempre tan rebelde. Pero… ¿Por qué entonces a ella no le dan el título del Grinch? ¡Si ella es la que está en contra de estas celebraciones, no yo! Seguramente es por su carita adorable de que no rompe ningún plato. 

¡Sí que es injusta la navidad!

…pero no es eso lo que me desagrada de esta fecha. Juro que no.


Gruñí repentinamente, desviándome de mis pensamientos cuando noté que el atardecer estaba llegando. Sabía lo que seguía a continuación. Estaba seguro de ello… ahí viene. Cuando la noche llega, empieza la razón que no me gusta de la navidad. Lo veo llegar. Empezó apoderándose del árbol del patio del frente… ahora, del pino navideño. Escucho gritos de júbilo que sólo me hacen fruncir más el ceño.

Cinco… cuatro… tres… dos… uno….

—¡Se ve tan brillante la casa, papá, con todas esas lucecitas! —escucho gritar a mi hermana desde el patio.  

Mis ojos se entrecierran y el espectáculo comienza, lastimándome la visión. Otra noche de tortura, otra noche más sin poder dormir decentemente. Sin dejarme concentrar. Están ahí, adornando mi ventana, felices de torturarme.

No aguanté más y al ponerme de pie, grité a todo pulmón:

—¡Malditas luces intermitentes de navidad! ¡Las odio!


…yo sólo puedo dormir a oscuras.

 ***

17 comentarios:

  1. Hola Pukit... ¡Felices fiestas!

    Creo que más de uno se identificará con el hecho de que hay cosas con las que no estamos de acuerdo acerca de las tradiciones.

    Y pues te agradezco mucho haber compartido tu relato y te sugiero revisar la posición de las comas, ya que por ello me costó un poco de trabajo situarme.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno... algunos no compartimos ciertas tradiciones, menos mal que es por pocos días...

    ResponderEliminar
  3. Comparto mucho de lo que comentás en el relato.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Pukit-chan!!! Pero que Grinch tan adorable!!! Me encantó esta parte

    "“¿La hipocresía?” Me preguntó alguna vez mi novia, quien cree firmemente que es una fecha materialista, en la que todo el mundo sigue a la masa colectiva para celebrar una fiesta que en primer lugar, ni siquiera recuerdan de qué trata.

    Sí, mi amor siempre tan rebelde. Pero… ¿Por qué entonces a ella no le dan el título del Grinch? ¡Si ella es la que está en contra de estas celebraciones, no yo! Seguramente es por su carita ador e5_������ l �� � � ��
    ������9����3�o, como lo menciono en mi blog la navidad me tiene hastiada porque en mi ciudad está desde octubre!!! D: Eso si que es molesto >.< pero bueno, se me está quitando un poco lo Grinch xDDD estoy más pasiva ahora n-n

    Espero que estes muy bien. Felices fiestas! un beso.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja ya nos hacia falta un cambio de todo dulzura para navidad. perfect grinch

    ResponderEliminar
  6. XD lo entiendo perfectamente, a mí me pasa igual: no soporto las lucecitas
    Jo, desde el día 12 celebrando. Aquí en teoría empieza oficialmente el 22, aunque desde el 6 o así ya están colgando adornos

    ResponderEliminar
  7. Wow, me ha encantado, y el final realmente me hizo reír jeje.
    Un relato muy chulo, Pukit-chan.
    ¡Un saludo y felices fiestas! =D

    ResponderEliminar
  8. ¿En serio? ¿De todas las razones posibles? XD Un consejito para el personaje: desaflojar un foquito de cada hilo. Eso no ayudará a quitarse la fama de Grinch, pero tal vez ayude a dormir.
    n_n

    ResponderEliminar
  9. jajaja, muy bueno PukitChan. Te puedo asegurar que yo también me identifico con mucho de lo que dices en tu historia. Es obvio que fechas así nos ponen de un humor especial...para bien o para mal jaja.
    Me encantó, mantienes el suspenso hasta el último momento. Jamás imaginé que eran las luces jaja!!

    FELICES FIESTAS Y POR UN GRAN AÑO!!
    QUE LA INSPIRACIÓN TAMBIÉN TE ACOMPAÑE!!

    Beso grande desde Uruguay!!

    ResponderEliminar
  10. Me gustó. A mí lo que no me gusta de estas celebraciones es la pirotecnia, pero sacando eso las disfruto mucho. Felices Fiestas!! Saludos :)

    ResponderEliminar
  11. Por un momento me ha parecido que ibas a sorprendernos con la naturaleza dele personaje :-)

    A mí me molestaría soberanamente que decoraran así mi casa. Acá sólo armamos el árbol, bah, lo arma mi hermana. A mí no me gusta, ni todas esas bobadas de Papá Noel y pesebre de ocho cuartos ¬_¬
    Pero en fin...

    Comparto el consejo de Athena, y te recomendaría revisar sobre todo el primer párrafo, que queda algo confuso. Por otra parte, "Navidad" debería ir escrito en mayúscula, por eso de que es nombre de fiesta y todo eso...

    Qué tengas un excelente 2012!! de Navidad sólo te deseo lo que importa: regalos :-P

    Besotes y espero que compartamos el año próximo también.

    ResponderEliminar
  12. Está muy bien el relato, me ha sorprendido el final, y me han gustado mucho las reflexiones, sobre todo de que la gente no sabe de donde viene la Navidad, la relacionan pero brevemente con su origen religioso... Estuvo muy interesante. Feliz navidad guapetona, y que tengas un inicio de año fantástico!

    ResponderEliminar
  13. Que bueno Pukit!!!! Si yo tuviera las luces en las ventanans de mi cuarto me pondría igual de loca, igual que él, solo puedo dormir con oscuridad total...

    Que pases una muy bonita Navidad!!!!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  14. lindo, sobre todo el tono intimista que le diste a esta Navidad contando cotidianeidades, porq de verdad no te pasa a vos sola

    un deseo de felicidadescpara estos dias y un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola Paisana, esta es mi primera intervención en adictos y también mi primer comentario en tu blog.
    Entiendo el punto de vista del protagonista,cada quién toma las fechas "significativas", como mejor le parece.
    Tu narración es bastante realista y contundente, pero créeme,no importa que fecha sea, un día extrañamos a morir algunas de esas situaciones que consideramos "aburridas o molestas".
    Espero ser tu amiga: Doña Ku
    (tomé prestado tu Santa)

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola!

    Vengo algo tarde, una disculpa; me ha gustado tu relato por la gran sorpresa que me diste al final, me imaginaba lo peor... y a resultado ¡horrible!:D
    Las luces si hartan, sobre todo esas que van dando vuelta rapido y luego lento y luego se regresan... :D ja (yo no las odio tanto)¡Saludos, lindo blog!

    ResponderEliminar
  17. Te extrañara que a estas alturas te lea y deje mi comentario con respecto a tu texto que hiciste para Adictos a la Escritura en Navidad del año pasado.

    Me encantó tu narrador considerado como el Grinch de tu historia, es muy simpático y a pesar de que siempre disfrutaba la Navidad sin mostrarle a los demás que le gustaba, su lado oscuro se mostró cuando se quejó sobre las lucecitas de Navidad.

    Por cierto, me identifiqué mucho con tu personaje principal.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar

¡^-^ Muchas gracias por comentar y alimentar el alma de este blog *3*!